Apoyo a la sanidad agropecuaria y la inocuidad de los alimentos en las Américas

IICA proporciona cooperación técnica basada en resultados a través de una cercana colaboración con sus Estados miembros.

Dr. Robert G. Ahern
Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)
Sanidad Agropecuaria e Inocuidad y Calidad de Alimentos
robert.ahern@iica.int

IICA y salud animal

Durante setenta y cinco años, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) ha promovido el desarrollo agrícola y el bienestar rural en sus treinta y cuatro Estados
Miembros. El IICA se ha convertido en una organización internacional de cooperación técnica que responde a las demandas del sector agrícola. Este sector es el motor del desarrollo en las Américas, capaz de generar crecimiento económico y prosperidad para la población de la región y desbloquear su potencial es crucial para lograr la seguridad alimentaria, uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad.

El IICA proporciona cooperación técnica basada en resultados a través de una cercana colaboración con sus Estados miembros. Con su red de oficinas en cada Estado Miembro, el IICA ha demostrado su experiencia trabajando con contrapartes gubernamentales y del sector privado a nivel técnico y político, compartiendo su amplia experiencia en áreas como tecnología e innovación para la agricultura, agronegocios, comercio agrícola, desarrollo rural, manejo de recursos naturales, sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos.

Dentro del área de enfoque de sanidad agropecuaria, inocuidad de los alimentos y calidad de los alimentos, el IICA apoya una amplia gama de actividades de desarrollo de capacidades que fortalecen las capacidades técnicas a nivel nacional, regional y a través de las Américas. Los especialistas del IICA desarrollan e implementan estas actividades con una visión holística e interconectada de la salud agrícola, entendiendo que las autoridades competentes deben funcionar a nivel nacional.

Los líderes deben conducir hacia la innovación de los sectores público y privado, y esos sectores deben tener acceso a las tecnologías que necesitan para mantener a los consumidores seguros. Finalmente, las reglas justas, transparentes y basadas en la ciencia deben regir el mercado internacional. La cooperación técnica provista del IICA aborda cada uno de estos temas, lo que resulta en una mejora integral en todo el sector agrícola en las Américas.

Desarrollo del PVS

La identificación, análisis y priorización de las necesidades proporciona una base sólida para las iniciativas destinadas a garantizar la sostenibilidad y la fiabilidad de los sistemas nacionales de control de la inocuidad de los alimentos. Con este fin, el IICA y la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) se unieron para desarrollar un instrumento para evaluar el desempeño de los servicios veterinarios nacionales. Después de un período de colaboración, las dos instituciones separaron sus esfuerzos y avanzaron el trabajo en dos herramientas separadas que brindan diferentes beneficios a los países donde se aplican. La herramienta de desempeño, visión y estrategia (PVS) del IICA está diseñada para ser utilizada por las autoridades nacionales de sanidad animal que comprenden el sistema nacional de control de sanidad animal. Estos servicios nacionales utilizan el instrumento PVS para determinar los niveles actuales de desempeño, establecer prioridades, facilitar la planificación estratégica y crear una visión compartida con el sector privado sobre cómo deben desempeñarse.

La herramienta mide el nivel de desempeño en cuatro componentes fundamentales de los sistemas nacionales de salud animal: capacidad técnica, capital humano y financiero, interacción con el sector privado y protección de la salud animal y el acceso al mercado. Cada componente está compuesto por competencias
críticas, atributos que se requieren para garantizar la función exitosa del componente. Por ejemplo, el componente fundamental de la capacidad técnica es la capacidad de los servicios nacionales de sanidad animal para establecer y aplicar medidas sanitarias y procedimientos científicos. Está compuesto por las siguientes
competencias críticas: vigilancia, capacidad de diagnóstico; análisis de riesgo; capacidad de respuesta de emergencia; servicios de inspección y registro; cuarentena; cuestiones emergentes; e
innovación técnica y acceso a la información.

Un aspecto único del PVS del IICA es la forma en que concluye el proceso. Después de la evaluación, las partes interesadas clave de los sectores público y privado discuten los resultados con las autoridades nacionales. Esta conversación, denominada Sesión de Visión Común, genera una comprensión compartida sobre las fortalezas y limitaciones actuales, las estrategias para mejorar, la priorización de intervenciones futuras y el acuerdo sobre un camino a seguir. Este enfoque promueve la transparencia al involucrar a las partes interesadas en los procesos de evaluación y planificación y aumenta la probabilidad de que los socios en todos los sectores sean responsables de cumplir con sus respectivos roles en el
desarrollo.

Es importante destacar que el IICA solo aplica su herramienta PVS en respuesta a una solicitud específica de un país, ya que la expectativa es que la evaluación de necesidades sea solo el primer
paso en un proceso de inversión y mejora más extenso y mucho más integral. Las agencias de desarrollo también utilizan los resultados de la herramienta para justificar inversiones y, de
esta manera, la evaluación de PVS proporciona justificación y apoyo para inversiones específicas y de alto impacto. Recientemente, el IICA aplicó esta herramienta en la República Dominicana, Ecuador, Jamaica, Nicaragua y El Salvador.

Como siguiente paso en la modernización de los servicios nacionales, el IICA ha estado trabajando desde 2015 en el diseño y evaluación de programas de salud con énfasis en la salud animal. En esta línea, se han llevado a cabo actividades para fortalecer capacidades y participar en conferencias. En particular, el desarrollo de capacidades ha ayudado a los países a repensar sus programas de salud animal, priorizar diferentes problemas y redirigir los servicios, evaluar económicamente los programas en operación y mejorar la asignación de sus recursos.

A petición de los países y aliados estratégicos (servicios oficiales, organizaciones internacionales, universidades) se han incluido estudios que incluyen enfermedades como la brucelosis bovina y caprina, tuberculosis bovina, PPC, fiebre aftosa, mastitis y aplicaciones en trazabilidad, Bioseguridad, Enfermedad de Newcastle, entre otros. La creación de la Sociedad Internacional para la Economía de la Salud Animal y las Ciencias Sociales también fue apoyada, y el tema técnico sobre Sostenibilidad
y Financiamiento de los Servicios Veterinarios se discutió en la última Reunión Regional de la OIE en las Américas y dio lugar a una resolución sobre las recomendaciones que fueron bien recibidas por todos los países miembros. Las perspectivas y aplicaciones de este enfoque están creciendo y están al servicio de los países miembros del IICA.

Preparando líderes y forjando redes

Los servicios nacionales bien estructurados solo funcionan cuando los profesionales competentes los administran y los dirigen, los gerentes que se esfuerzan por ser líderes tanto a nivel nacional
como internacional. El liderazgo es un elemento clave para promover una salud agrícola en las Américas, ya que los líderes deben involucrar, educar y asegurar a las partes interesadas
las ventajas de un sistema en el que muchos asumen responsabilidades y obtienen beneficios que van desde la mejora de la competitividad hasta los sistemas de salud animal altamente
desarrollados.

El Programa de Liderazgo SPS del IICA, prepara líderes que, desde sus puestos en los sectores público, privado y académico, promueven un cambio positivo en el desarrollo e implementación de medidas sanitarias y fitosanitarias. El USDA FAS brinda apoyo
para este programa, que se lleva a cabo en colaboración con la Universidad de las Naciones Unidas para la Paz. Además de brindar una amplia capacitación en competencias clave de liderazgo, el Programa de Liderazgo de SPS alienta a los profesionales a asumir desafíos personales y profesionales a través del desarrollo y la ejecución de proyectos a pequeña escala. Este componente del programa desarrolla habilidades de gestión de proyectos, promueve
la creatividad y refuerza el compromiso de los participantes con su país, organización o institución.

Durante el primer año del programa, los profesionales de Serval implementaron proyectos de crecimiento profesional que se enfocaron en la salud animal y la venta de productos animales.
Por ejemplo, un proyecto en Nicaragua abordó una revisión de la norma técnica para cocinar pollo, aves enteras, cortes y menudos, con el objetivo de armonizar la legislación nacional con el Codex Alimentarius para mejorar los resultados de salud pública. Un proyecto en Colombia tuvo como objetivo mejorar la gestión
y la comunicación de los riesgos asociados a los productos antimicrobianos utilizados en la producción de huevos, nuevamente con un enfoque en la mejora de los resultados de inocuidad de los alimentos.

Finalmente, un proyecto en Argentina buscó facilitar el movimiento internacional seguro de caballos al armonizar las regulaciones nacionales con las recomendaciones de la OIE. A través de la implementación de estos proyectos, los participantes del curso fortalecieron sus habilidades de liderazgo al tiempo que hicieron contribuciones positivas a los sistemas reguladores en sus respectivos países.

Resistencia antimicrobiana (AMR)

La situación global y la discusión en torno a la RAM es compleja y algunos países y organizaciones internacionales utilizan escenarios hipotéticos y argumentos emocionales para abrumar posiciones basadas en la ciencia. De hecho, muchos países desconocen la presencia o la prevalencia de microbios resistentes en sus sistemas de producción y suministros de alimentos, lo que complica aún más la capacidad global para participar en el diálogo de políticas productivas y tomar decisiones normativas basadas en datos.

El IICA comenzó a trabajar en la RAM en 2014, primero a través de actividades de sensibilización y luego a través del desarrollo de capacidades técnicas para diseñar e implementar programas
integrados de vigilancia para la RAM. El IICA realizó este trabajo en asociación con la Universidad Estatal de Ohio. A través de estas
intervenciones, identificamos una necesidad concreta en algunos países de asistencia técnica específica en procesos de laboratorio, diseño experimental y técnicas de muestreo, entre otros.

En 2015, 28 funcionarios de sanidad pública y animal de 14 países del Caribe recibieron capacitación sobre el uso de antimicrobianos
y la resistencia a los antimicrobianos en la agricultura. Durante esta capacitación, los asistentes diseñaron y desarrollaron dos proyectos piloto multinacionales como el primer paso en el establecimiento del Sistema de Vigilancia Integrada del Caribe sobre la Resistencia a los Antimicrobianos en la Agricultura (CISARA).

Los países lanzaron estos proyectos piloto en siete países productores de alimentos primarios en el verano de 2016. Los proyectos monitorearon un patógeno importante transmitido por los
alimentos (Salmonella) y su AMR relacionada en la cadena de producción de aves de corral de cada país, al tiempo que expanden y consolidan la capacidad y experiencia del laboratorio en cada
uno. OSU capacitó a más de 230 funcionarios / profesionales de salud pública y agricultura de diferentes países. Además del proyecto, el IICA apoya una variedad de intervenciones en torno a la
RAM, incluida una breve serie web sobre programas de vigilancia epidemiológica en el uso de antimicrobianos y la resistencia a ellos
en la agricultura. Veinte países de las Américas participaron en este programa, que el IICA impartió en tres sesiones secuenciales centradas en crear conciencia sobre los problemas de RAM en el suministro de alimentos y cómo establecer programas de vigilancia.

El IICA también trabaja con grupos regionales como el Comité
Veterinario Permanente (CVP) en América del Sur, con quien el IICA organizó un taller titulado «Estrategia de gestión de riesgos para la
resistencia a los antimicrobianos». Finalmente, el IICA trabaja con países individuales para diseñar y desarrollar sus sistemas nacionales integrados para monitorear la RAM en la cadena agroalimentaria. Hasta la fecha, los países participantes incluyen Paraguay, Ecuador, Colombia, República Dominicana, Chile, Brasil
y Belice. Las autoridades nacionales competentes de Paraguay presentaron recientemente el plan desarrollado bajo esta intervención y el gobierno paraguayo lo aprobó a finales del 2018.

Sesiones estratégicas sobre normas de sanidad animal propuestas

Durante los últimos tres años, el IICA, en asociación con el USDA, implementó un taller estratégico anual para los países miembros de la OIE en las Américas. El objetivo de la reunión es crear un espacio donde el personal técnico y los delegados de la OIE puedan discutir los cambios propuestos a los distintos códigos de la OIE en un entorno abierto, transparente y de colaboración.

La participación efectiva en foros como la Asamblea Mundial de Delegados de la OIE se debe, en parte, a una buena preparación. Estas sesiones ayudan a los delegados que asisten a la Asamblea Mundial de Delegados brindando una oportunidad para el intercambio de ideas, la identificación de posiciones comunes y las
áreas donde puede haber desacuerdo. De esta manera, los países de las Américas aseguran que las normas internacionales de salud animal estén alineadas con sus intereses.

Entre esos intereses, la promoción de regulaciones basadas en la ciencia que aseguren mercados y comercio transparentes y predecibles es primordial. Los países participantes desarrollan la agenda del taller de manera colaborativa y tienen la oportunidad de agregar puntos a la agenda u ofrecer presentaciones sobre temas específicos.

Los temas abordados durante la reunión de 2018 incluyen resistencia antimicrobiana (RAM), vacunación, zonificación y compartimentación, Glanders y otros capítulos equinos, y bienestar
animal relacionado con la producción de cerdos y gallinas ponedoras. Es importante destacar que la mayoría de los miembros de la OIE de las Américas participan en estas sesiones estratégicas, que han permitido la preparación de posiciones y declaraciones regionales para la Asamblea Mundial de la OIE.
Más allá de fortalecer la cohesión de la región, la oportunidad de utilizar la unidad regional dentro de la comunidad global influye en
asuntos importantes y complejos que ayudan a mejorar la salud animal y el comercio de productos animales en las Américas y en todo el mundo.

Una visión para el futuro

Las Américas tienen una enorme riqueza natural, un sector agrícola productivo y una rica cultura de agricultura familiar, lo que la
convierte en una de las principales regiones productoras y exportadoras de alimentos del mundo.

El trabajo del IICA en sanidad agrícola e inocuidad de los alimentos estará completo cuando todos los consumidores esperen y
tengan acceso a alimentos saludables. Para lograr este objetivo, la red de especialistas del AHFS del IICA continuará desarrollando e
implementando proyectos que fortalezcan los servicios nacionales de sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos, creen líderes, fortalezcan las capacidades técnicas y aseguren un mercado internacional justo, transparente y basado en la ciencia.
Reconocemos que los productores agrícolas y otras entidades del sector privado son socios clave en este trabajo y buscamos activamente asociaciones significativas.

A medida que avancemos, en asuntos del sector avícola tales como la trazabilidad, bioseguridad, gestión de programas sanitarios, interacción público-privada, respuesta a emergencias, inocuidad de los alimentos, procesos en la frontera y negociaciones internacionales obligarán a los servicios nacionales a trabajar
más estrechamente con los actores en todo el valor agrícola y las cadenas productivas. A través de sus profundas raíces y larga historia en el hemisferio, el IICA está dispuesto a apoyar y facilitar estos cambios para que la agricultura pueda continuar prosperando y prosperando en las Américas.

Deja un comentario