pollos_antibióticos

Fuente: Poultry World

Traducción: Actualidad Avipecuaria

Una encuesta reciente reveló que el 43% de los consumidores «siempre» o «a menudo» compran aves de corral criadas sin antibióticos.

Sin duda, producir bajo la etiqueta de ‘nunca antibióticos’ es un buen caso comercial, pero no podemos permitir que las aves enfermas sucumban. Entonces, ¿cómo puede la industria de las ponedoras de EE. UU. lidiar sin la disponibilidad de antibióticos? Manteniendo a las aves sanas en primer lugar, incorporando los factores importantes que se detallan a continuación.

Optimiza la inmunidad a las vacunas

Las vacunas ayudan en gran medida a prevenir enfermedades y complicaciones que derivan en la necesidad de antibióticos. Para los veterinarios, uno de los principales deberes es trabajar con los administradores de las granjas para elaborar programas de vacunación adecuados para sus parvadas a fin de ayudar a prevenir brotes y reducir las infecciones secundarias.

Administración de vacunas

Los procesos de administración de vacunas también se evalúan de forma rutinaria. Si la vacuna no llega a las aves de manera uniforme, no es muy útil. Por lo tanto, la evaluación de estos procedimientos de vacunación, ya sea saliendo y observando cómo se administra la vacuna, o tomando muestras de una parvada para monitorear la respuesta a la vacunación, es fundamental.

Asesoramiento y orientación de profesionales

Son extremadamente útiles para ayudarnos a revisar nuestros programas y evaluar el proceso de vacunación. Al final, el objetivo general es hacer un mejor trabajo al administrar las vacunas, lo que ayudará a prevenir enfermedades y, en última instancia, reducirá el uso de antibióticos.

Mantener una buena salud intestinal

La calidad de la cáscara de huevo y la salud intestinal siguen siendo temas relevantes en la producción avícola actual. A medida que más y más productores están bajo presión para reducir el uso de antibióticos, la salud intestinal se ha vuelto más importante que nunca. Aquí hay 3 componentes para conquistar.

El primero es un programa de nutrición profesional. Trabaje con nutricionistas competentes y experimentados. Le ayudarán a crear dietas acordes con las condiciones del tracto gastrointestinal.

El segundo consiste en incorporar ayudas para la salud intestinal no antibióticas, como prebióticos, probióticos y posbióticos. Estos pueden ser útiles para mantener la estabilidad de la microflora y ayudar a prevenir enfermedades bacterianas.

El tercero es controlar las micotoxinas. Las micotoxinas que se encuentran en los piensos son una amenaza para la salud y el bienestar de las aves. La acumulación de micotoxinas puede causar daño oxidativo al tejido intestinal, además de efectos de toxicidad sistémica. El objetivo es implementar un buen programa ofrecido por el nutricionista o el veterinario, para ayudar a controlar las micotoxinas en el pienso o en el sistema de alimentación de la casa.

Reducir la exposición a patógenos

Patógenos, como Salmonella spp. y E coli, siguen siendo un problema. Cuando las ponedoras están expuestas a patógenos, el intestino es el objetivo principal, lo que da como resultado una enfermedad clínica o la contaminación de los productos alimenticios. Para ayudar a reducir la exposición a patógenos, se deben abordar 3 elementos:

Saneamiento del agua: es muy importante tenerlo en cuenta, ya que los patógenos pueden penetrar en las líneas de agua y las biopelículas, lo que puede provocar problemas como la alteración de la microflora o la disbacteriosis. Esto puede provocar que las aves contraigan infecciones y la necesidad de tratamiento o antibióticos.

Bioseguridad: algunas enfermedades bacterianas son principalmente patógenos bacterianos que deberían tratarse con antibióticos. Con la bioseguridad, el objetivo es controlar a las personas, el equipo y todo lo que pueda traer patógenos no deseados a la granja o la parvada. Cualquier equipo que ingrese al gallinero debe estar limpio; se debe implementar un buen programa de saneamiento.

Humedad de la cama: este es un aspecto importante de la producción sin jaulas. Es importante mantener baja la humedad de la arena para mantener bajo control los parásitos, patógenos y bacterias no deseadas.

Entorno y gestión óptimos

Es importante proporcionar un entorno óptimo para las aves con buenas prácticas de manejo en la granja. El acrónimo ‘FLAWS’ ha servido comúnmente como un recordatorio para verificar Feed, Light, Air, Water y Space; sus siglas en español: Alimento, Luz, Aire, Agua y Espacio.

Alimentación: no se trata solo de nutrición, sino también de cómo se alimenta a las aves, si se les alimenta lo suficiente o muy poco.

Iluminación: esto puede afectar la producción y el rendimiento de las aves. Asegúrese de que se estén utilizando el programa y los niveles de iluminación adecuados.

Aire: se debe mantener la consistencia de la calidad del aire. Esto significa asegurarse de que no haga demasiado calor ni demasiado frío, y que no haya amoníaco en la casa. Estos factores pueden provocar problemas respiratorios. También tenga en cuenta la humedad, ya que puede afectar la humedad de la cama y los patógenos.

Agua: como se mencionó anteriormente, la necesidad de saneamiento del agua y la disponibilidad de agua potable limpia y fresca son críticas.

Espacio: las aves necesitan una cantidad adecuada de espacio en el piso. En las bandadas sin jaulas, puede haber problemas de migración de aves que se mueven hacia el frente de la casa, donde terminan apiñadas y con poco espacio. Esto altera sus patrones de comportamiento normales.

Recorte de picos

Una última cosa a tener en cuenta con respecto a la gestión es el recorte de picos. Si el pico no se recorta correctamente, habrá mucho más picoteo de plumas que conduce a la pérdida de plumas. La pérdida de plumas es muy perjudicial para la salud. Si las aves se mantienen bien emplumadas, se mantienen más saludables.

Mirando hacia el futuro, veremos cada vez menos uso de antibióticos. Es por eso que los factores anteriores se están volviendo más importantes en la cría y el manejo de aves de corral modernos. Lograr una buena salud intestinal es un objetivo principal para garantizar la salud y el bienestar de las aves de corral y, junto con un programa de nutrición profesional, los recursos adecuados y un manejo óptimo, podemos ayudar a estas aves a alcanzar su máximo potencial.

Deja un comentario