Home Artículos La gripe aviar en las aves de corral

La gripe aviar en las aves de corral

La gripe aviar en las aves de corral

Fuente: 5m Editor – The Poultry Site (Traducción redacción Actualidad Avipecuaria)

La gripe aviar es una infección vírica contagiosa que puede afectar a todas las especies de aves. En los sistemas de cría intensiva de aves, los pavos jóvenes de engorde y las gallinas ponedoras suelen ser las especies más afectadas.

Las aves que viven en libertad pueden ser portadoras del virus de la gripe sin enfermar debido a una resistencia natural. Se sabe que las aves acuáticas silvestres constituyen un reservorio natural de estos virus y pueden ser responsables de la introducción primaria de la infección en las aves de corral domésticas.

Agente causante

El virus que causa la gripe aviar es un virus Influenzavirus A de la familia Orthomyxoviridae. Existen varios subtipos de virus, que se dividen en base a las relaciones antigénicas de las glicoproteínas del virus, la hemoaglutinina (H) y la neuraminidasa (N). Actualmente se han reconocido 15 subtipos H (H1-H15) y nueve subtipos de neuraminidasa (N1- N9).

Los virus de la gripe A que infectan a las aves de corral también pueden dividirse en función de su patogenicidad (capacidad de causar enfermedad).

Los virus muy virulentos causan la gripe aviar altamente patógena (HPAI), con una mortalidad en las aves de corral de hasta el 100%. En todo el mundo sólo se han registrado 19 aislamientos primarios de estos virus en aves de corral domésticas desde 1959. En 1999/2000 se produjo una grave epidemia en Italia que provocó 413 brotes con 16 millones de aves afectadas.

Otros virus de la influenza aviar causan una enfermedad mucho más leve (influenza aviar de baja patogenicidad, LPAI). Los signos clínicos son mucho menos evidentes o incluso no existen y la mortalidad es mucho menor.

A veces, las infecciones secundarias o las condiciones ambientales pueden provocar una exacerbación de las infecciones de la IABP, lo que da lugar a una enfermedad más grave. Las pruebas sugieren que algunos subtipos de virus de la gripe aviar de baja patogenicidad pueden, tras circular durante algún tiempo en una población de aves de corral, mutar en cepas de virus altamente patógenas.

Síntomas clínicos

Los principales síntomas de la IAAP en las aves de corral son la depresión, la pérdida de apetito, el cese de la puesta de huevos, los signos nerviosos, la hinchazón y la coloración azul de las crestas y las barbas debido a la alteración de la circulación sanguínea, la tos, los estornudos y la diarrea. La muerte súbita puede producirse sin ningún signo previo. La tasa de mortalidad puede alcanzar hasta el 100% dependiendo de la especie, su edad, el tipo de virus implicado y factores ambientales como las infecciones bacterianas concurrentes.

Los signos clínicos de la IABP consisten principalmente en una enfermedad respiratoria leve, depresión y disminución de la producción de huevos en las aves ponedoras.

Los periodos de incubación de estos virus van desde unas pocas horas hasta 3 días en aves individuales y hasta 14 días para extenderse por toda la manada.

Transmisión y propagación

Todas las pruebas disponibles sugieren que la introducción primaria más común de los virus de la influenza aviar en una zona es a través de las aves silvestres, generalmente aves acuáticas, pero también se han implicado gaviotas y aves costeras. El contacto directo entre las aves silvestres y las aves de corral no siempre es necesario para la introducción del virus en las explotaciones avícolas, ya que las aves acuáticas infectadas pueden propagar los virus de la gripe aviar a través de las heces infecciosas en una zona y éstas pueden introducirse en las explotaciones avícolas por diversos mecanismos que pueden transferir el virus de forma mecánica. Si está contaminada con virus de la gripe, el agua de superficie utilizada como agua potable también puede ser una fuente de infección. Las aves de corral criadas al aire libre o que tienen acceso al agua de superficie corren un riesgo específico. La gripe aviar se transmite dentro de una granja por contacto directo de animales infectados con animales sanos, o por contactos indirectos con equipos o personal de la granja contaminados.

La propagación de los virus de la gripe aviar de una granja a otra se produce principalmente por la transferencia mecánica de heces infecciosas, en las que el virus puede estar presente en altas concentraciones y puede sobrevivir durante períodos considerables. El agua o los alimentos compartidos también pueden contaminarse.

Sin embargo, el hombre es una causa muy importante de propagación secundaria de la IA en las aves de corral domésticas. Los cuidadores, los agricultores, los trabajadores, los camiones y los conductores que visitan las granjas, trasladan las aves o entregan los alimentos han provocado la propagación del virus de la IA tanto en las granjas como dentro de ellas.

Legislación y medidas básicas de control de la enfermedad

La O.I.E (Oficina Internacional de Epizootias, la Organización Mundial de Sanidad Animal) ha clasificado la IAAP como una enfermedad de la «lista A», lo que significa una enfermedad animal de rápida propagación y gran importancia económica, como la fiebre aftosa o la peste porcina clásica.

La legislación de la UE para controlar la gripe aviar se establece en la Directiva 92/40/CEE del Consejo. Todos los casos sospechosos de IA deben ser investigados y se deben tomar las medidas adecuadas en caso de que se confirme la IAAP. Para limitar la propagación, las aves de corral infectadas deben ser sacrificadas de forma humanitaria y eliminadas de forma segura. Los piensos, el equipo contaminado y el estiércol deben ser destruidos o tratados para inactivar el virus.

Para evitar una mayor propagación de la enfermedad, las autoridades veterinarias deben establecer inmediatamente restricciones de movimiento en las explotaciones afectadas y en todas las explotaciones situadas en un radio de al menos 10 km alrededor de estas explotaciones, la llamada zona de vigilancia. Si es necesario, las medidas de sacrificio sanitario también pueden extenderse a las explotaciones avícolas que se encuentren en las proximidades o que hayan tenido contactos peligrosos con explotaciones infectadas.

De acuerdo con la legislación comunitaria, todos los Estados miembros disponen de planes de contingencia contra la IA para garantizar la aplicación inmediata de las medidas más adecuadas.

En las explotaciones, las medidas higiénicas preventivas, como la limpieza y la desinfección, son fundamentales. La concienciación de los ganaderos sobre la enfermedad y la cooperación de todas las personas del sector avícola deben garantizar la aplicación de las medidas de bioseguridad más estrictas para evitar la propagación de la enfermedad.

Vacunación

La existencia de un gran número de subtipos de virus, junto con la conocida variación de las diferentes cepas dentro de un subtipo, plantea graves problemas a la hora de seleccionar las cepas para producir vacunas contra la gripe y utilizar la vacunación como herramienta rutinaria para la prevención de la enfermedad.

Sin embargo, la inmunidad inducida por la vacunación puede no ser lo suficientemente rápida como para detener la propagación de la IAAP de granja a granja. Además, la vacunación de emergencia también se ve obstaculizada por las dificultades prácticas relacionadas con la administración de la vacuna (hay que inyectar a cada ave por separado).

Deja un comentario