China asegura que el tráfico ilegal de animales es culpable del brote del nuevo coronavirus

China asegura que el tráfico ilegal de animales, sobre todo de especies exóticas para consumo humano es el culpable del brote del nuevo coronavirus, el 2019-nCoV.

Escribe: Redacción Actualidad Avipecuaria

El gigante asiático, China asegura que el tráfico ilegal de animales, sobre todo de especies exóticas para consumo humano es la causa del brote del nuevo coronavirus, 2019-nCoV.

Este nuevo virus ha surgido en la ciudad de Wuhan, la extensa capital de la provincia Hubei, en China central.

El nuevo coronavirus Wuhan ha puesto en alerta a las autoridades chinas sobre la falta de regulación del comercio de animales exóticos, impulsado por la elevada demanda de lo que en el país asiático consideran manjares.

La dura realidad

Es común ver en los mercados de China animales salvajes, a menudo cazados furtivamente.

Estos mercados son considerados desde los sectores sanitarios del país, así como desde la propia Organización Mundial de la Salud, como un caldo de cultivo para enfermedades y una incubadora para que virus evolucionen y salten la barrera de especies para terminar afectando a los humanos.

Cifras

Hasta el momento, cerca de 600 personas han sido infectadas y ya hay 17 muertos, por el nuevo virus que, según la información que las autoridades tienen hasta el momento, surgió de animales salvajes comercializados ilegalmente en un mercado de mariscos y animales vivos en Wuhan.

El origen del nuevo coronavirus es la vida silvestre vendida ilegalmente en un mercado de mariscos de Wuhan, ha explicado Gao Fu, director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, en una sesión informativa recogida por la agencia Reuters.

Los presuntos culpables: ¿serpientes y murciélagos?

Por su parte, la agencia de noticias estatal Xinhua informa de los últimos avances de los investigadores del país, que buscan resolver el origen exacto del brote.

En los últimos días, han surgido dos estudios que apuntan a las serpientes y a los murciélagos como posible origen.

En el caso de las serpientes, un estudio publicado en el ‘Journal of Medical Virology’ muestra que la serpiente es el reservorio más probable. Los científicos señalan que la serpiente era uno de los animales que se vendía en el mercado de mariscos de Wuhan antes de su cierre.

Los resultados obtenidos de los análisis realizados sugirieron que el nuevo virus 2019-nCoV parecía ser un virus recombinante entre el coronavirus de murciélago y un coronavirus de origen desconocido.

Asimismo, otro grupo de investigación sugiere que el reservorio natural del virus probablemente sean los murciélagos.

En el estudio, publicado por ‘Science China Life Sciences’, compararon las secuencias del genoma del 2019-nCoV con los coronavirus que se sabe que infectan a los humanos: SARS-CoV y Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) -CoV.

Descubrieron que el 2019-nCoV es aproximadamente un 70% similar al SARS-CoV y un 40% similar al MERS-CoV.

Los investigadores señalaron que una proteína del nuevo coronavirus, la proteína S, genera “una fuerte interacción” con los receptores de células humanas, lo que representa un riesgo significativo para la salud pública y la transmisión humana.

¿Más culpables?

Aunque China no ha podido confirmar la fuente exacta del virus, ahora conocido como 2019-nCoV, las autoridades creen que el brote se originó en un mercado de Wuhan.

Se trata de uno de los llamados «mercados mojados» que son muy comunes en Asia, explica Howard Zhang, editor del servicio chino de la BBC. Son mercados en los que se venden animales vivos, y puedes ver los pollos y gallinas en los puestos y los peces nadando en tanques de agua.

Esto es porque la gente quiere tener productos frescos. Entonces, por ejemplo, compran un pollo y el vendedor lo sacrifica y lo despedaza allí en el puesto, y todos los desperdicios quedan esparcidos, con poca higiene y salubridad, lo que facilita la propagación de enfermedades, señala Zhang. Se sospecha que en uno de estos mercados se originó el virus, agrega.

Coronavirus en la avicultura

El coronavirus en la avicultura moderna e industrial se presenta a manera de bronquitis infecciosa.

El virus de la bronquitis infecciosa de las aves es un coronavirus perteneciente al grupo 3 del género Coronavirus. Es un virus con envoltura, y por lo tanto, es muy baja su resistencia a factores ambientales adversos. Los desinfectantes comunes son capaces de inactivarlo fácilmente pero la presencia de materia orgánica hace que aumente su período de supervivencia.

Reconocida desde 1931, la bronquitis infecciosa aviar puede definirse como una enfermedad infecto-contagiosa con manifestaciones respiratorias, renales, reproductivas y entéricas de broilers, ponedoras comerciales y reproductoras, causada por una amplia diversidad de tipos de VBI, con amplia diseminación mundial.

El objetivo primordial siempre es el de evitar que estos virus infecten a las aves en cualquier edad. Con este fin, deben implementarse en cada granja programas de vacunación adecuados para cada situación epidemiológica diferente.

Se prenden las alertas mundiales: Perú

El Ministerio de Salud (Minsa) informó que en el Perú no se han registrado casos confirmados de infecciones respiratorias asociadas al nuevo coronavirus que brotó en China y que hasta la fecha se ha cobrado la vida de 17 personas en el país asiático.

A través de un comunicado, el Minsa informó que, a través del Instituto Nacional de Salud (INS), se encuentra preparado para implementar el diagnóstico con resultados en tiempo real, ante la posibilidad de que pueda detectarse un caso en nuestro país.

Perú: protocolos en aeropuertos

El ministerio informó que los aeropuertos, puertos marítimos y terrapuertos estarán en alerta para desarrollar protocolos de atención inmediato en caso se detecte de algún afectado entre los pasajeros que muestre los síntomas de este virus.

Además recomendó a las personas que tienen programado viajar a China con motivo de las celebraciones en el Año Nuevo Lunar a tomar las siguientes….

Medidas preventivas

Las recomendaciones de la OMS para reducir la probabilidad de infección incluyen las normas básicas de higiene:

  1. Lavarse sistemáticamente las manos antes y después de tocar a algún animal o persona enferma.
  2. Evitar el contacto sin protección con animales de granja o salvajes.
  3. Usar ropa protectora, la cual debe lavarse diariamente.
  4. Cúbrase la nariz y boca con el antebrazo o pañuelo desechable, al estornudar o toser.
  5. Evite tocar sus ojos, nariz o boca sin haberse lavado las manos.
  6. Obvie el contacto directo con personas con síntomas respiratorios.

Aquellos que presentan infecciones respiratorias agudas deben:

  1. Mantenerse a distancia de otros individuos
  2. Protegerse la cara mediante mascarillas
  3. Cubrirse la boca al toser y estornudar con pañuelos desechables.

Conoce más en este video de la CNN en español

Deja un comentario