Factores que influyen en la calidad de la cáscara

Fuente: The Poultry Site

Escrito por el Dr. Lokesh Gupta, Gerente Técnico Regional, Avitech

Numerosos factores afectan la calidad funcional de la cáscara del huevo, principalmente antes de que se ponga el huevo. El grosor de la cáscara está determinado por la cantidad de tiempo que pasa en la glándula de la cáscara (útero) y la tasa de depósito de calcio durante la formación de la cáscara. Si el huevo pasa poco tiempo en la glándula de la cáscara, el grosor será menor. Además, la hora del día en que se pone el huevo determina el grosor de la cáscara. En general, cuanto más temprano sea el día o la porción de luz del fotoperíodo, más gruesa será la capa.

1. Cepa:

 Algunas cepas de aves pueden depositar calcio para la cáscara del huevo a un ritmo más rápido que otras, lo que resulta en una mejor deposición. Se observa que los huevos de color marrón más oscuro tienen una calidad de cáscara mayor que los huevos de color marrón más claro.

2. Enfermedades: 

Enfermedades como la bronquitis infecciosa (IB), la enfermedad de Newcastle (ND), la influenza aviar (AI) y el síndrome de caída de huevos (EDS) afectan la calidad de la cáscara. El virus IB causa huevos con cáscara blanda/áspera, decoloración y arrugas en la cáscara. El virus EDS afecta solo la glándula de la cáscara, pero con ND o IB, cada porción del tracto reproductivo puede verse afectada.

3. Manejo:

Alojamiento deficiente, temperatura ambiente alta, manipulación brusca de los huevos afectará la calidad de la cáscara. Dado que los huevos grandes son más propensos a las grietas, el tamaño del huevo debe controlarse mediante un manejo nutricional y de iluminación adecuado. Los huevos de gallinas en el régimen 3L: 1D (3 días de luz: 1 día de oscuridad) tenían una resistencia a la rotura de la cáscara significativamente mayor que los huevos de gallinas en el régimen 16L: 8D (16 horas de luz: 8 horas de oscuridad).

4. Muda: 

Se ha demostrado que la práctica de manejo de la muda «forzada» o «inducida» mejora la calidad de la cáscara en todas las parvadas envejecidas. Después de la muda, la gravedad específica del huevo, el peso de la cáscara, el grosor de la cáscara y el porcentaje de cáscara eran los mismos que antes de la muda o habían mejorado para todas las cepas. La resistencia a romper la cáscara del huevo mejoró en todas las cepas como resultado de la muda inducida.

5. Edad del ave: 

A medida que la gallina envejece, el grosor de la cáscara suele disminuir. Las parvadas más viejas ponen huevos más grandes, que se rompen con facilidad. La gallina es genéticamente capaz de colocar solo una cantidad finita de calcio en la cáscara. En segundo lugar, la gallina pierde parte de su capacidad para movilizar el calcio del hueso y es menos capaz de producir el carbonato de calcio necesario. La absorción y movilización de calcio disminuye a menos del 50% de lo normal después de las 40 semanas de edad.

6. Medicamentos:

Por ejemplo, las sulfamidas afectan la calidad de la cáscara del huevo, mientras que las tetraciclinas tienen algunos efectos beneficiosos.

7. Calidad del agua:

Muchos estudios demostraron que el agua potable salina, incluida el agua del grifo que contiene cloruro de sodio suministrada a las gallinas ponedoras maduras en concentraciones similares a las que se encuentran en el agua subterránea, tiene un efecto adverso en la calidad de la cáscara del huevo y tiene poco efecto en la ingesta de alimento, la producción de huevos. o Peso del huevo. Por el contrario, algunos informes indican que no hubo defectos visibles en la cubierta y que la gravedad específica tampoco se vio afectada negativamente.

8. Estrés:

Si bien existe una predisposición genética para la calidad del huevo y la cáscara del huevo, los buenos genes pueden verse alterados por el estrés ambiental. La concha está formada por la actividad de las células que reposan sobre el oviducto y el útero. Bajo estrés, las secreciones de estas células se vuelven ácidas y las células pueden dañarse o destruirse. En casos extremos, los efectos inducidos por el estrés pueden dar como resultado cáscaras de huevo con depósitos excesivos de calcio, una especie de «floración» en polvo en la superficie que da como resultado huevos deformes. Se sabe que el estrés por reubicación tiene efectos sobre la apariencia visual de los huevos producidos; aumentando la incidencia de huevos recubiertos de calcio y marcados (deformes).Los principales tipos de reubicaciones, como el movimiento de un tipo de alojamiento a un entorno de alojamiento completamente nuevo, pueden producir graves defectos visuales del huevo.

9. Temperatura ambiental:

Uno de los factores que contribuyen a la peor calidad de la cáscara del huevo en climas cálidos es el consumo inadecuado de alimento. La calidad de la cáscara del huevo se ve algo comprometida durante los meses de verano. Durante la exposición a una temperatura ambiental cálida, la gallina reacciona aumentando su ritmo respiratorio (jadeo) para refrescarse. Esto provoca la disminución de CO2 en la sangre y produce una condición denominada «alcalosis respiratoria». El pH de la sangre se vuelve alcalino y se reduce la disponibilidad de calcio para la cáscara del huevo. Esta alteración del equilibrio ácido-base provoca un aumento de huevos de cáscara blanda durante el verano. El adelgazamiento temporal de la cáscara del huevo puede ocurrir durante períodos de alta temperatura ambiente (por encima de 25ºC) ya que se reduce el consumo de alimento. Las cáscaras recuperan rápidamente el grosor normal cuando se reducen las temperaturas y aumenta el consumo de alimento.

La alcalosis respiratoria también provoca una mayor pérdida de carbonato a través del riñón, lo que provoca una competencia entre el riñón y el útero por el ion carbonato, lo que da como resultado un grosor deficiente de la cáscara del huevo. Durante el estrés por calor, la ingesta de calcio se reduce como consecuencia directa de la reducción de la ingesta de alimento y esto estimula la reabsorción ósea, lo que resulta en hiperfosfatemia. Esto inhibe la formación de carbonato de calcio en la glándula de la cáscara. Además, el estrés por calor reduce la actividad de la anhidrasa carbónica (enzima dependiente de zinc) en el útero. Bajo estrés por calor, se desvía más sangre a los tejidos periféricos con una reducción concomitante en el flujo de sangre al oviducto, lo que resulta en una mala calidad de la cáscara. Por último, la capacidad de las ponedoras para convertir la vitamina D3 en su forma activa se reduce durante el estrés por calor.

10. Nutrición:

Existe una relación compleja entre el calcio, el fósforo, la vitamina D3 y el sistema hormonal de la ponedora en el metabolismo del calcio durante la puesta. El equilibrio de calcio y fósforo es fundamental para la producción adecuada de huevos y la calidad del cascarón. La ración de ponedoras debe formularse con la cantidad correcta de calcio y fósforo (generalmente 3.5 – 4.0% de calcio, 0.35-0.40% de fósforo)

a. Calcio:

Tanto el exceso como la deficiencia de calcio afectarán negativamente la calidad de la cáscara. Un huevo contiene casi 2 gramos de calcio; por lo tanto, una ponedora requiere un promedio de 4 gramos de ingesta de calcio por día para mantener una buena calidad de la cáscara, ya que solo el 50 – 60% del calcio de la dieta se usa realmente en la formación de la cáscara.El requerimiento de calcio de una gallina ponedora es de 4 a 6 veces mayor que el de una gallina no ponedora. El huevo entra en la región de la glándula de la cáscara del oviducto, el útero, 19 horas antes de la oviposición, y la cáscara no almacena iones de calcio para adherirse a la matriz proteica.Durante las últimas 15 horas de formación de la cáscara, el movimiento de calcio a través de la glándula de la cáscara alcanza una tasa de 100-150 mg/h. Este proceso extrae calcio de dos fuentes: la dieta y los huesos. El nivel normal de calcio en sangre es de aproximadamente 20 a 30 mg/dl con una ración normal de ponedoras de 3,56 % de calcio o más, mientras que las ponedoras con una dieta de 2 % de calcio, 30 a 40 % del calcio se deriva de los huesos. Por lo tanto, es importante tener pollitas, antes de la puesta, con un alto nivel de calcio para almacenarlo en el cuerpo.

La absorción intestinal de calcio en la dieta es de alrededor del 40% cuando la glándula de la concha está inactiva, pero alcanza el 72% cuando está activa. Esta hora coincide estrechamente con el final de la tarde o las horas oscuras de la capa. Tener niveles más altos de calcio en el intestino durante este tiempo es importante para garantizar que el calcio se tome de la dieta y no de los huesos. Los tamaños de partículas grandes de las fuentes de calcio permiten medir el calcio durante todo este tiempo.

En los productores, lo que es más importante, los niveles altos de calcio durante el período de crecimiento interferirán con el desarrollo adecuado de la glándula paratiroides al aumentar el pH intestinal, lo que disminuirá la absorción. El daño a la paratiroides sería permanente y afectaría el ciclo de puesta del ave posteriormente.

b. Fósforo: 

El contenido de fósforo de la cáscara del huevo es pequeño, es decir, 20 mg, en comparación con los 120 mg del contenido del huevo. También hay una distribución desigual del fósforo en las capas interna y externa de la cubierta. Los iones de fosfato tienen un efecto inhibidor sobre el CaCO3 y ponen fin a la formación de la cubierta.Los altos niveles de fósforo en la sangre inhibirán la movilización del calcio de los huesos. La absorción de calcio y fósforo está interrelacionada y puede verse influenciada por:

Fuente y forma de calcio y fósforo: La fuente de calcio y el tamaño de las partículas juegan un papel en el nivel de calcio en el intestino cuando es necesario. El fósforo debe estar en una forma que esté disponible y utilizable por la capa.

pH intestinal: La absorción de fósforo es óptima a pH 5.5-6.0. Cuando el pH es superior a 6,5, la absorción de fósforo disminuye notablemente. El exceso de ácidos grasos libres en la dieta puede hacer que el pH disminuya y, por lo tanto, interferir con la absorción de calcio y fósforo.

Proporción de calcio y fósforo: Los niveles altos de calcio o fósforo en el intestino reducen la absorción de ambos. El calcio alto aumenta el pH en el intestino y la absorción de fósforo disminuye junto con la absorción de zinc y manganeso. El fósforo plasmático alto disminuye la absorción de calcio desde el intestino y la movilización de calcio desde el hueso. El fósforo es una parte integral del equilibrio ácido-base en el cuerpo. La proporción adecuada de calcio a fósforo (proporción Ca:P) para aves en crecimiento es de 1,5-2,0 Ca:1,0P.

Vitamina D3: El metabolito de la vitamina D 3 es esencial en la absorción del calcio.

c. La vitamina D3:

Es vital para la absorción y movilización del calcio durante la síntesis de la cáscara. La importancia de la ingesta adecuada de vitamina D3 por parte de la gallina es obvia y es esencial para la correcta utilización del calcio y el fósforo. Sin embargo, no se ha demostrado que el exceso de vitamina D3 y sus metabolitos beneficien la calidad de la cáscara del huevo cuando las gallinas normales ya consumen suficiente vitamina D3. La vitamina D3 es el principal elemento de control para estimular la absorción de calcio en el intestino. Este efecto es facilitado por la síntesis de la proteína fijadora de calcio (CBP). La ingesta de vitamina D3 debe ser adecuada. La función de la vitamina D3 está relacionada con su metabolito 1,25 dihidroxi D3 que se forma en el hígado y los riñones del ave. Cualquier problema que afecte la integridad de estos órganos o de la glándula paratiroides tendrá un efecto adverso sobre la acción de la vitamina D3 y, por lo tanto, sobre la absorción y el metabolismo del calcio.

d. Formulación de la dieta:

La resistencia a la rotura de la cáscara fue mayor para la dieta de sorgo que para la dieta basada en trigo o cebada y menor para la dieta de maíz y soja. Los altos niveles de calcio y fitato en la dieta de las gallinas ponedoras reducen la disponibilidad de minerales traza, especialmente manganeso y zinc. La adición de polisacáridos no amiláceos y enzimas fitasa al alimento tiende a mejorar la calidad de la cáscara del huevo.No se observaron efectos nocivos sobre la calidad del huevo y la cáscara del huevo cuando los niveles de cloruro y magnesio fueron hasta tres veces más altos que los niveles recomendados. Sin embargo, el exceso de cloro en la dieta disminuye la concentración de bicarbonato en la sangre, que juega un papel fundamental en la calcificación de la cáscara del huevo. El bajo equilibrio catiónico-aniónico de la dieta, la presencia de polisacáridos no amiláceos, micotoxinas y contaminantes dan como resultado una mala calidad de la cáscara.

Deja un comentario