cómo criar pollo joven aptos para sobrevivir

Fuente: Poultry World

Traducción: Actualidad Avipecuaria

Al preparar alimentos para pollos de engorde, ¿cómo garantizar un rendimiento y una rentabilidad total? La clave para eso es una adaptación rápida y una transición suave después de la eclosión. Una estrategia de alimentación de pollos de engorde cuidadosamente equilibrada y bien diseñada forma parte de ese enfoque. A continuación, se explica cómo hacerlo.

El término «supervivencia del más apto» fue mencionado por primera vez por el biólogo británico Charles Darwin en 1859. La frase se aplicó originalmente para explicar la evolución y la diversidad en la vida, que se extiende a lo largo de una serie de generaciones. Sin embargo, el término también se aplica a lo que está sucediendo dentro de una generación en una granja de pollos de engorde. Después de todo, cuando los pollos de engorde tengan un buen comienzo, estarán en forma y listos para enfrentar desafíos por el resto de sus vidas.

Sin embargo, por muy lógico que parezca, la práctica no es tan fácil. Cuando el cuidado de los animales jóvenes no es óptimo, las consecuencias pueden ser abundantes. Piense en un aumento de la mortalidad, el crecimiento excesivo de microbios intestinales, lo que lleva a un huésped con diferentes problemas de salud, como diarrea, arena húmeda, lesiones en las almohadillas de los pies y el uso adicional de antibióticos, o, si eso no sucede, simplemente una menor eficiencia alimentaria y un rendimiento animal reducido. Todo ello, genera menos ganancias para los productores en épocas de márgenes reducidos.

Por eso vale la pena prestar atención a los animales más jóvenes. La atención adicional a los animales jóvenes conducirá a la robustez y resistencia en lugar de una mayor mortalidad. De manera similar, una transición rápida y fácil sin estrés para los pollos de engorde después de la eclosión; después de todo, el estrés hace que el intestino tenga fugas. Además de eso: la economía importa, ya que una inversión relativamente pequeña a una edad temprana dará lugar a una alta tasa de retorno en marketing.

Una mirada más cercana al sistema digestivo

Antes de compilar una dieta adecuada para los pollos de engorde jóvenes, es importante comprender el desarrollo de su fisiología digestiva. Después de todo, la adaptación para digerir el alimento lleva tiempo, el sistema digestivo necesita desarrollarse; este es un proceso llamado inducción. Además, el tracto gastrointestinal después de la eclosión es casi estéril y se necesita tiempo para establecer un microbioma intestinal bueno y estable, tanto en el intestino delgado como en el ciego.

El tiempo también es un problema cuando se habla de inmunidad: hay una brecha en la inmunidad de innata a adaptativa. La primera protección en el intestino proviene de las inmunoglobulinas, del reproductor de pollos de engorde a través de la yema de huevo. Por último, pero no menos importante, los pollos de engorde jóvenes son muy sensibles a la digestión de proteínas. Cuando la proteína no se digiere bien, habrá un crecimiento excesivo de microbios patógenos y no patógenos en el intestino posterior. Siempre existe una competencia por los nutrientes entre el hospedador y los microbios; obviamente, lo ideal es que el hospedador gane esa competencia, pero los microbios son necesarios para desarrollar inmunidad.

Problemas que deben resolverse

Hay varios problemas que deben resolverse para asegurarse de que los pollos de engorde pasen los primeros días después de la eclosión. Los pollos de engorde jóvenes no pueden controlar bien su temperatura corporal; pasan unos días antes de que logren hacerlo y se conviertan en «homeotermos».

  • El control de la temperatura corporal mediante la regulación de la temperatura ambiental es muy importante para los pollos de engorde jóvenes.
  • Los pollos de engorde jóvenes necesitan un acceso rápido al alimento y al agua después de la eclosión.
  • El microbioma intestinal inestable y el sistema inmunológico adaptativo inmaduro.
  • El siguiente problema podría ser el resultado de eso nuevamente, siendo la baja digestión de grandes cantidades de alimento.

Al juntar todos estos elementos, se pueden discernir 4 objetivos principales a qué apuntar cuando los pollos de engorde alcancen una o dos semanas de edad.

1. Establecer un buen microbioma rápidamente

Para los pollos de engorde de 1 a 2 semanas de edad, el objetivo principal debería ser alcanzar un microbioma intestinal estable y diverso. Para lograrlo, el objetivo debería ser reducir el número total de todos los microbios, incluidos los patógenos, pero también los beneficiosos. Más específico, eso significa tratar de reducir la cantidad de bacterias gramnegativas en el intestino delgado a una edad temprana. Eso se puede lograr mediante:

  • Tener una buena barrera para los microbios con un pH bajo en la molleja y el proventrículo, es decir, por partículas gruesas y algo de fibra;
  • Adición de antimicrobianos no antibióticos como ácidos grasos de cadena media (AGCM);
  • Creando una alta digestibilidad de proteínas: después de todo, cuando queda proteína en el intestino posterior, quedarán muchos microbios en el intestino posterior, como consecuencia, muchos productos finales debido a la fermentación proteolítica de estos microbios. Su presencia puede ser dañina o incluso tóxica;
  • Utilizando granos no viscosos, ya que estos son fáciles de digerir y eso es beneficioso para el huésped. Si se utilizaran granos viscosos, como el trigo o la cebada, estos proporcionarán un sustrato adicional para los microbios y, por lo tanto, aumentarán la cantidad de bacterias en el intestino;
  • Suministrar dietas de alta densidad que incluyan mucha grasa, teniendo en cuenta que la grasa no es un sustrato para los microbios;
  • Evitar la sobrealimentación, ya que el sistema digestivo de los animales jóvenes aún no está preparado para digerir una gran cantidad de alimento.

2. Desarrollar una buena inmunidad

El desarrollo de una buena inmunidad también debería ser un objetivo a conquistar en las primeras semanas. Después de todo, al nacer, los animales tienen anticuerpos innatos (que provienen principalmente de la madre, los anticuerpos maternos), pero estos niveles disminuyen mientras que los anticuerpos neonatales específicos del sistema inmunológico adaptativo todavía tienen que aumentar. Aproximadamente 2 semanas después de la eclosión, el nivel de cantidad total de anticuerpos es más bajo. Por lo tanto, es necesario salvar la brecha entre el sistema inmunológico innato y el sistema inmunológico adquirido.

El sistema inmunológico adaptativo puede estimularse, por ejemplo, mediante la adición de β-glucanos específicos de las paredes de las células de levadura hidrolizadas, así como proteínas, ya que son las piedras de construcción del sistema inmunológico. Además, los microbios pueden desempeñar un papel allí; de hecho, los microbios nuevamente. Por un lado, son necesarios, por otro, es mejor no tener demasiados. Cuando las aves crezcan, es bueno concentrarse en agregar sustancias antiinflamatorias.

3. Desarrollar una alta capacidad digestiva

La siguiente pregunta es ¿cómo desarrollar una alta capacidad digestiva?

  • Para eso, es muy importante el acceso rápido al agua y al alimento, inmediatamente después de la eclosión. Por lo tanto, un tiempo de transporte prolongado entre la planta de incubación y la granja no es lo ideal.
  • Además, el primer alimento debe tener una buena calidad visual para atraer y fomentar la ingesta de alimento. No tiene sentido hablar de carbohidratos, proteínas o grasas, si la apariencia del alimento no es buena;
  • En tercer lugar, tener partículas gruesas en el alimento estimula el desarrollo de la molleja, que actúa como marcapasos para digerir el alimento gradualmente en el intestino delgado;
  • La suplementación de dietas de alta densidad también es importante en el contexto de alta digestibilidad. Eso incluye dietas altas en grasas, proteínas altamente digestibles y granos que no son viscosos y no contienen almidón gelatinizado;
  • Caeca son los recipientes de fermentación de un ave, que también necesitan desarrollarse. Eso se puede hacer proporcionando algunos carbohidratos complejos que pueden fermentarse en el ciego, lo que lleva a la producción de ácidos grasos de cadena corta, de los cuales el butirato es el más importante.

4. Desarrollar una buena capacidad para caminar

Una buena capacidad para caminar debe ser un objetivo. Para ese propósito, los minerales importan. El calcio y el fósforo son necesarios para la mineralización de los huesos en una proporción de 2,1 a 1. Sin embargo, prácticamente todo el calcio va a los huesos, mientras que aproximadamente el 50% del fósforo digerido se retiene en los tejidos blandos y la otra mitad se retiene en los huesos. huesos. Es por eso que la proporción óptima requerida entre calcio digerible y fósforo digerible es cercana a 1 a 1. Para una buena capacidad de caminar, no se requiere la máxima mineralización de ceniza ósea. Los niveles altos de calcio en las dietas iniciales pueden parecer atractivos ya que el calcio es barato. Sin embargo, la combinación de alto contenido de calcio y bajo contenido de fósforo es perjudicial para la mineralización ósea y el aumento de peso corporal. Por último, la piedra caliza gruesa se retiene más tiempo en la molleja.

Formulación de piensos para pollos de engorde jóvenes

Al reunir todos estos requisitos, surge una imagen de la formulación de alimento ideal.

  • Una buena calidad física es esencial, por eso es esencial contar con buenas especificaciones de tamaño de partícula, no solo después del secado sino también después del tamizado en húmedo de puré, migajas o gránulos pequeños.
  • Con respecto a los carbohidratos, se deben evitar los azúcares. La glucosa o la dextrosa, por ejemplo, no son buenos ingredientes, ya que los pollos de engorde jóvenes no pueden utilizarla y metabolizarla bien, lo que incluso puede provocar toxicidad. Del mismo modo, los granos cocidos o viscosos no son recomendables; solo el maíz crudo y molido en grano es un grano muy bueno para esos polluelos jóvenes.
  • En cuanto a proteínas, la digestibilidad es muy importante. Un poco de lisina adicional sería buena para el desarrollo de células satélite, lo que conduciría a una mayor y mejor carne de pechuga.
  • Cuando se habla de grasas, lo mejor es apostar por niveles altos, teniendo en cuenta que la calidad de la grasa es muy importante. Es por eso que la adición de una gran cantidad de aceites poliinsaturados oxidativos, que se pueden encontrar, por ejemplo, en el aceite de soja, debe limitarse, al igual que las grasas saturadas poco digeribles como C16: 0 (ácido palmítico) y C18: 0 (ácido esteárico). En resumen, una mezcla de aceite de soja, aceite de colza y / o grasa de ave es muy buena para los pollos de engorde jóvenes.
  • Cuando se trata de minerales, los niveles de calcio deben usarse en niveles bajos; tal vez se requiera algo de sodio adicional, pero eso dependería de la vivienda y la temperatura. En casas cerradas y un clima moderado, no es necesario sodio adicional; sin embargo, cuando las temperaturas son altas en combinación con la carcasa abierta, es bueno tener algo de sodio extra.
  • La fitasa descompone el fitato y libera fósforo. Además, también degrada los factores antinutricionales, que pueden ser perjudiciales para los animales jóvenes. Sería aconsejable una fitasa que sea activa en un rango de pH bajo y amplio.
  • La adición de ácidos grasos de cadena media (AGCM) es muy importante. Además, es posible considerar incluir zinc orgánico o 25-OH- vitamina D 3 para mejorar la inmunidad y prevenir la cojera en los pollos de engorde.

Adaptación y transición fluida

Con todo, para lograr un rendimiento y una rentabilidad totales en la comercialización, el mensaje clave gira en torno a una adaptación rápida y una transición sin problemas después del nacimiento de los pollos de engorde, aptos para sobrevivir. Palabras con las que, sin duda, Charles Darwin habría estado de acuerdo.

Deja un comentario