¿Cómo mejorar la calidad del cascarón y osificación en ponedoras a nivel de granja?

Autor: PhD. Javier Prieto Jiménez
Docente en Facultad de Medicina Veterinaria
Universidad Complutense de Madrid

A menudo nos encontramos con una serie de problemas nutricionales en los galpones, como un descenso de los porcentajes de huevo comercializable o la denominada fatiga de las jaulas. Estos problemas, que causan importantes pérdidas de rendimiento y afectan al bienestar de nuestras aves, se deben principalmente a una serie de factores, por orden de aparición podemos resumirles en:

a) Una falta de mineralización, causada, por ejemplo, por una baja calidad de las materias primas minerales, una dosificación de fitasas deficiente, o una mezcla no homogénea.

b) Una deficiencia vitamínica. Principalmente causada por bajos niveles de Vitamina D3. Imprescindible en la absorción y regulación de los niveles de calcio y fósforo en aves.

c) Un daño hepático o renal, que impide que dicha vitamina D3 se transforme en sus metabolitos activos: hidroxicolecalciferol, en hígado, para después pasar a transformarse en riñón finalmente en dihidroxicolecalciferol.

Si deseamos actuar a nivel de fábrica de pienso la solución se demora unos días, ya que la solución pasa por una fabricación de alimento balanceado nueva, además, debemos retirar el alimento del galpón, o bien esperar a que las aves lo consuman por completo.

Por otro lado, podemos actuar a nivel de granja inmediatamente, mediante la aplicación de productos líquidos, lo que permite una disponibilidad casi inmediata de los nutrientes necesarios para mejorar la salud de nuestros animales.

Además, los productos líquidos tienen una serie de ventajas adicionales:

  • Su homogeneidad será siempre mejor que en las mezclas sólidas.
  • Su aplicación es fácil.
  • Las aves suelen competir por el alimento, esta competencia suele ser una de las causas de la fatiga de las jaulas, muy relacionada con la densidad de aves.
  • Podemos dosificar distintos niveles e incluso distintos productos en el mismo día.
  • Podemos regular su dosis durante el día y administrar nutrientes a dosis muy elevadas.

Antes de actuar, lógicamente debemos averiguar cuál es la causa que origina el problema que nos está afectando para poder administrar el producto adecuado.

En casos de estrés térmico prolongado, por ejemplo, las aves comienzan a jadear, lo que conduce a una alcalosis respiratoria por hiperventilación, los niveles de pH de la sangre suben, y como consecuencia la absorción y transporte de minerales se ve dificultada. En este caso, la administración de un producto mineralizante que además pueda reducir el pH del agua de bebida es recomendable.

En otros casos, la carencia viene causada por deficiencias de calcio o de su absorción, bien por el uso de una fuente de carbonato de cálcico de baja calidad, por no usar una granulometría correcta, por una mezcla deficiente, o bien por deficiencias en Vitamina D3. En este caso, la aplicación de un producto vitamínico mineral, basado en Calcio y Vitamina D3 va a ser la solución a nuestro problema.

Puede ocurrir, además que tengamos un problema hepático que esté afectando a nuestras aves. Para detectar estos casos, la realización de necropsias periódicas en nuestros animales es más que recomendable, y en ella debemos evaluar, entre otras cosas la salud hepática de nuestras aves, basándonos en unos parámetros, como coloración del hígado, grado de firmeza, grado de inflamación y presencia/ausencia de hemorragias.

Como hemos comentado al principio del artículo, un problema hepático va afectar al metabolismo de la vitamina D3 incluida en el alimento, con lo que su biodisponibilidad
disminuye. En estos casos, la administración de un producto basado en Vitamina D3 de alta disponibilidad, es decir hidroxicolecalciferol, el metabolito ya activado en el hígado, nos va a ayudar a solventar estas deficiencias, en estos casos, además, se recomienda la aplicación alterna con un protector hepático.

En resumen; Cuando observemos que la calidad del cascarón y la osificación de nuestros animales se vea afectada, debemos averiguar las causas y aplicar una solución rápida y adecuada:

Algunas medidas a tomar en cuenta son las siguientes:

1. Observación del galpón: Elevadas densidades pueden causar competición por el alimento y predisponer a la fatiga de las jaulas, por otro lado el estrés térmico prolongado reduce la calidad del cascarón.
2. Evaluación hepática de los animales: Un problema hepático puede impedir el correcto metabolismo de la vitamina D3 del alimento produciendo deficiencias en la absorción y uso de los minerales de la dieta.
3. Calidad de las materias primas y su granulometría: Carbonatos, fosfatos de baja calidad o granulometría inadecuada pueden afectar considerablemente al bienestar y rendimiento de las aves de postura.
4. Formulación y mezcla: Una proporción inadecuada o insuficiente de minerales, vitaminas y fitasas o su mezcla no homogénea suele tener como consecuencia graves problemas de mineralización en Aves.

Deja un comentario