Cobb-Vantress recomienda uniformidad, alimentación y manejo para mejor fertilidad

El Gerente Regional de Cobb-Vantress en Paraná, Lucas Schneider, destacó estrategias de manejo para aumentar las tasas de fertilidad de machos reproductores durante Siavs

Criar un lote uniforme de machos es el primer paso para lograr una buena fertilidad. Por eso es tan importante controlar el aumento de peso semanal y tener una distribución rápida y uniforme del alimento que satisfaga las necesidades nutricionales diarias. Esas medidas son el punto de partida para llegar a machos viables en todo el ciclo de producción, lo cual es fundamental para tener lotes con altas tasas de incubabilidad, defendió el médico veterinario y Gerente Regional de Cobb-Vantress en Paraná, Lucas Schneider, durante la conferencia. mejorar la fertilidad”, realizado durante el Siavs 2022, en São Paulo.

 Para Schneider, un buen programa de alimentación y manejo es la clave para obtener una buena fertilidad en las gallinas reproductoras. Por lo tanto, este programa debe estar dirigido hacia un desarrollo óptimo del sistema reproductivo masculino. “Un buen inicio de crianza es fundamental para la uniformidad del peso, además de promover un buen desarrollo óseo. Es importante que los machos alcancen el peso corporal estándar determinado para cada estirpe”, dijo el especialista, al señalar que el perfil de crecimiento del macho es el factor más importante que se correlaciona con la fertilidad del lote. “Los machos nunca deben perder peso a ninguna edad. Y los machos sometidos a estrés, acompañados de un descenso o declive de peso, a las 24 semanas de edad pueden perder su potencial reproductivo”.

Distribución de alimento

Destacando la importancia de una buena distribución de alimento para una buena ganancia de peso y un crecimiento uniforme, el ejecutivo explicó cómo manejar los diferentes sistemas de alimentación para distribuir la cantidad correcta de alimento por macho, que debe ser lo más uniforme y rápido posible. «Es esencial asegurarse de que todos los platos o comederos reciban la misma cantidad de alimento para permitir que todos los machos tengan acceso igual y simultáneo al alimento en cada día de alimentación».

Control de peso, conformación y densificación de pectorales

El veterinario también advirtió que tan importante como el control de peso para lograr buenos resultados es la conformación y densificación de pectorales de los machos, las cuales deben ser monitoreadas para ayudar a evaluar el estado de los animales. “El carnoso pectoral debe palparse con frecuencia a mano para mantener la forma de “V” durante el mayor tiempo posible”, dijo Schneider.

Según él, las selecciones de peso corporal y densificación de la pechuga dan como resultado una mejor uniformidad y una mayor fertilidad masculina. “Los mejores resultados se logran con selecciones que se realizan cada ocho, o como máximo, con 10 semanas de diferencia. Y para eso es crucial tener disponibilidad de mano de obra y estructura en el aviario”, puntualizó.

Spiking e intraspiking

Entre las estrategias de manejo encaminadas a una mejor fertilidad masculina, el especialista destacó el spiking y el intraspiking. El primero de estos significa introducir machos jóvenes de pollos de engorde en una parvada de mayor edad para compensar una reducción en el interés de apareamiento, que es natural después de las 35 a 40 semanas de edad.

En el manejo intra-spiking, el productor reemplaza del 25 al 30% de los machos originales entre los aviarios de un mismo núcleo para crear un estímulo similar a la actividad copuladora, como ocurre en el spiking. “El intra-spiking mejora la fertilidad cuando se realiza relativamente temprano en la producción, antes de las 45 semanas, y también es muy efectivo a partir de las 50 semanas de edad. En general, es una herramienta fácil de practicar y, lo que es más importante, no representa un riesgo de bioseguridad”.

Deja un comentario