fbpx
Peróxidos como alternativa para el control de los Coronavirus

Escribe: Dr. Rodolfo Carrasco – Gerencia Técnica Pollo de Engorde Línea Avícola – Invetsa

En la industria avícola los coronavirus son causantes de la Bronquitis infecciosa y de la enteritis por coronavirus del pavo, estas dos enfermedades y sobre todo la primera está ampliamente distribuida y ha sido exhaustivamente estudiada, los profesionales de salud aviar han acumulado muchos años de experiencia tratando de controlar estas enfermedades.

Ahora existen diferencias entre los coronavirus que infectan a los humanos y los que causan enfermedades en las aves, en primer lugar pertenecen a grupos diferentes, el coronavirus de la bronquitis infecciosa pertenece al grupo Gammacoronavirus (Grupo 3) que no infectan ni causan enfermedad en humanos, a diferencia del coronavirus COVID-19 (SARS-CoV-2) que es un Betacoronavirus (Grupo 2) causante de enfermedad en mamíferos. Se han realizado estudios donde pollos fueron inoculados con SARS-COV sin presentar signos de infección ni replicación viral, por tanto, es poco probable que sirvan de amplificadores o reservorio.

Los coronavirus en la salud humana son causantes de los resfriados comunes y de los episodios de mayor importancia clínica y de salud pública como el SARS ocurrido en el 2003, MERS en el 2012 y ahora el COVID-19 desde finales del 2019. Otro grupo de virus similar al coronavirus y de importancia en salud pública y animal son los Ortomixovirus, dentro del cual se clasifican a todas las influenzas tanto de animales como de humanos.

Los signos clínicos característicos de las enfermedades causadas por estos virus son los signos respiratorios que van desde leves a neumonías que complicadas con otros problemas de salud pueden llevar la muerte. Tanto los virus de influenza como los coronavirus son microorganismos que poseen una envoltura compuesta por una doble capa de lípidos el cual lo hace sensible a la desecación, al calor, a los detergentes y a los desinfectantes comunes como formaldehido, glutaraldehído, alcohol, cloro y al ácido peracético.

Las medidas de control que fueron eficaces para detener la diseminación de SARS y MERS comprendieron aislamiento de los pacientes, cuarentena de los que habían estado expuestos y restricciones de viaje, así como el empleo de guantes, batas, gafas y respiradores por el personal sanitario, al igual que se hace actualmente con el COVID -19. Para controlar los coronavirus aviares las estrategias aplicadas tiene similitudes, se basan principalmente en prevenir la exposición de las aves a través de aplicación de medidas de bioseguridad y la inmunización activa empleando vacunas vivas atenuadas en pollos de engorde y adicionalmente vacunas inactivadas en aves que producen huevos.

En cuanto a las medidas de bioseguridad, que aplican también para prevenir las demás enfermedades aviares, se destacan la crianza todo adentro todo afuera, la limpieza y desinfección de los establecimientos de crianza y los períodos de descanso de las granjas, esta última sobre todo en la industria de pollo de engorde.

Por otro lado, limitar la exposición de las aves durante la crianza a través de la restricción del ingreso de personas, equipos y vehículos, y las medidas de higiene como las duchas y cambio de indumentaria para quienes ingresan a las granjas son elementales.

El lavado de manos con agua y jabón siempre ha sido una medida importante para evitar la transmisión de enfermedades y hoy cobra un significado aún más relevante frente al COVID-19.

Los detergentes no iónicos y los aniónicos solubilizan los componentes lipídicos de las membranas virales, como la envoltura de los coronavirus, y algunos pueden romper las cápsides destruyendo de esta manera los virus.

Los desinfectantes a base de alcohol se pueden emplear sin ningún riesgo en superficies cutáneas y manos. Para la desinfección de superficies el formaldehido y glutaraldehído son efectivos, sin embargo, el formaldehido es corrosivo y su uso es restringido por sus efectos en la salud de las personas, estos asimismo no pueden ser usados en superficies que tengan contacto
con alimentos.

Los desinfectantes a base de cloro a dosis mas altas que las usadas para destruir bacterias también son efectivos y junto con las formulaciones de Ácido peracético y Ácido peracético + Peróxido de hidrógeno son considerados desinfectantes de alto nivel empleados para destruir virus medianos y lipídicos e incluso virus pequeños y no lipídicos. Los compuestos de yodo orgánico y de amonio cuaternario en términos generales no son eficaces frente a los virus.

Los coronavirus pueden sobrevivir en superficies por unos días frente a ello la
limpieza y desinfección de ambientes comunes con frecuencia es una medida necesaria para evitar el contagio y diseminación.

Las ventajas de la desinfección con productos a base de peróxido de hidrógeno y ácido peracético, tiene que ver con su eficacia inclusive en presencia de materia orgánica, no es corrosivo, es compatible con materiales empleados en la industria alimentaria y es 100% biodegradable.

Animales y personas compartimos gran parte de los ecosistemas en que vivimos, si bien en la actualidad los coronavirus aviares no se transmiten a los humanos y viceversa enfrentar este microorganismo en el marco de una sola salud exige destinar los mismos esfuerzos tanto en la salud humana como en la animal.

Deja un comentario